Cascais, pueblo de pescadores

Johanna Saldón 15 Abril, 2019

Cascais fue desde mediados del siglo XIX el lugar de veraneo de la nobleza europea y allí construyeron sus palacetes con vistas al océano. Lo maravilloso de esta villa portuguesa es que sigue conservando su aire de pueblo de pescadores pero con la elegancia y clase de un lugar turístico lleno de palacios y paseos al borde del mar. Cascais está de moda y si quieres visitarlo hoy te damos pistas de qué ver.

mamas viajeras
vistas faro


Cascais es una antigua localidad marinera reconvertida en villa turística. Una ciudad portuguesa famosa por sus palacios y paseos al borde del mar, ya que desde mediados del siglo XIX fue el lugar de veraneo de la nobleza europea donde construyeron sus palacetes con vistas al océano. Cascais destila clase, buen gusto y sabor veraniego.

Lo primero que podemos hacer en Cascais es pasear por el centro de la ciudad. Su pequeño casco histórico no se diferencia mucho del de cualquier ciudad típica portuguesa, con sus calles peatonales adoquinadas con piedras de color blanco y negro. Sí que se nota que es un pueblo bastante turístico por la abundante presencia de restaurantes y algunas tiendas de souvenirs.

En el centro de la ciudad nos encontramos aún con los restos de lo que era el pueblo de pescadores. En la zona de Praia dos Pescadores, en pleno casco histórico, podemos ver algunos barcos de pesca.

mamas viajeras
casa pergolahouse

Portugal siempre te deja con ganas de más, con ganas de volver. Está cerca y sin embargo supone cambiar por completo de aires y de cultura. Hoy te recomendamos 5 sitios que ver en esta maravillosa ciudad.

Cabo da Roca: Es uno de los rincones más espectaculares y fotografiados de la ciudad. Por la carretera de la costa está este acantilado que se alza a 140 metros sobre el nivel del mar. Es el punto más occidental del continente europeo, y un monumento en forma de cruz así nos lo indica. Una de las visitas que no debes perderte.

BOCA DO INFERNO

La Boca do Inferno, o Boca del Infierno, es parte de los erosionados acantilados que hay a 2 kilómetros al norte de Cascais. Su principal característica es una cueva hundida, donde las enormes olas del Océano Atlántico rompen contra la pared de roca. Esta zona es popular entre los pescadores portugueses, que se arriesgan a resultar gravemente heridos trepando por las resbaladizas paredes de roca. Desde el puerto deportivo hasta la Boca do Inferno hay un agradable paseo de 15 minutos que sigue la carretera de la costa.

mamas viajeras
boca do inferno

Parque Marechal Carmona: Este espacio verde situado en el centro de Cascáis eran los Jardines del Palacio de los Condes de Castro Guimaraês. Es una amplia zona ajardinada, con invernadero, columpios, una cafetería con terraza, un mini zoo y hasta una biblioteca infantil. Si vas a la ciudad con niños no dejes de ir porque hay incluso pavos reales y otros animales.

Casa de Santa María. La Casa de Santa Maria es otra fastuosa residencia del siglo XIX que está abierta al público. Desde las ventanas del piso superior, la casa ofrece unas magníficas vistas del puerto deportivo y la línea costera de Cascais. La característica más destacable del interior son los diseños decorativos con azulejos. Frente a la Casa de Santa Maria se encuentra el faro azul y blanco, que también contiene un pequeño museo.

mamas viajeras
palacio da pena

PARQUE NACIONAL DE SINTRA

Parque Nacional de Sintra y palacio Da Pena: Un poco más alejado de Cascáis, pero únicamente a unos once km aproximadamente, se encuentra este Parque declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, de 15.000 hectáreas de bosques frondosos. Allí el Palacio da pena es uno de los lugares más visitados de la zona. Merece la pena acercarse a conocerlo.